dom

20

nov

2011

Gastronomía navideña

Va quedando poquito para la Navidad. ¿Os gusta? ¡A mí me encanta!

 

A pesar de los excesos, los platos están riquísimos. Os dejo que veáis un reportaje que hice en 2005, sobre posibilidades de menús para las fiestas... para el programa Agrosfera de TVE2. Cada Comunidad Autónoma intervenía dos minutos y medio para un especial. El que hicimos el equipo de Catalunya, lo empezamos desde el famoso Mercat de la Boqueria.

 

Como es un tema recurrente, ¡¡no pasa de moda!! Si no fuera porque al final digo "Feliz 2006", podría servir para cada año...

 

Como dato curioso, este reportaje lo grabamos el 22 de diciembre de aquel año, el cámara que me acompañó durante todo el rodaje supo al final del día que era el ganador de El Gordo de la lotería. Él dijo, como se suele decir, que con el dinero "taparía parches". Je, je. Qué suerte tuvo. ;-))

 

Algo pronto pero... Feliz 2012. ¡Y a disfrutar de la variedad gastronómica!

 

 

1 comentarios

sáb

19

nov

2011

Recordando canciones...

"Es estupendo para el corazón... ¡haz ruido!", ja ja, ¡¡¡qué canción tan divertida!!!

 

Mañana es el día de ir a votar, y dicen que hay que "hacer ruido"... Me he acordado de este vídeo.

 

Hace años decían que me parecía a Ana Anguita, la niña vestida de blanco. Tal vez... ¡Qué bien se lo pasan con las cacerolas! De aquella película, solo recuerdo esta canción.

 

0 comentarios

lun

14

nov

2011

Secreto de mi infancia

Os quiero revelar el libro que más me gustó en mi infancia. Es éste. Zapatos de Fuego y Sandalias de Viento, de Ursula Wölfel. El de la foto es el mío. Lo guardo con mucha ilusión, con alguna página rota y algunas anotaciones de cuando yo tenía siete años!

 

La historia hace soñar a cualquier niño. En el relato, el padre regala unos zapatos rojos y una mochila a Tim el día de su cumpleaños, y le dice que harán un largo viaje. Para recorrer mundo en vez de Tim y papá, se llamarían el uno al otro Zapatos de Fuego y Sandalias de Viento, respectivamente... y se embarcan en toda una aventura.

 

Conocen muchas personas, culturas y juegos, y se extraen aprendizajes y moralejas. Vuelven a casa siendo otros.

 

Lo he visto escondido en alguna estantería y me ha encantado recordar la historia.

 

Son libros de infancia que ayudaron, algún día, a despertar la imaginación.

 

 

 

 

2 comentarios

dom

13

nov

2011

Ruido

"El ruido al que la gente se refiere como rechinar de frenos, pero la palabra ni siquiera se acerca.

 

Es el ruido lo que encabezará la mitad de los relatos que la gente haga ese día. Oí un ruido dirán, los afortunados que se ahorraron de verlo todo, oí un ruido y me asomé a la ventana, o levanté la vista del periódico o paré de caminar y me di media vuelta. Eso es lo que dirán, a amigos, en cartas, en diarios, a la gente en los bares si la conversación va por ahí. Oí un ruido que me perforó, como una sierra mecánica a través de la cabeza, un grito que me partiera de oreja a oreja, y fue muy repentino, y pareció durar una eternidad.

 

Por eternidad entenderán cosas diferentes. Unos querrán decir que al empezar el ruido pareció dilatarse, que al girarse y ver su fuente una atroz fatalidad inundó la calle como una sombra que tapa el sol y lo único que pudieron hacer fue esperar a que el ruido terminara. Fue como  esa primera bajada en una montaña rusa dirán, que esperas que el estómago te alcance y se diría que no llega nunca, y luego desviarán la mirada porque en realidad no fue así en absoluto.

 

Y otros, al decir eternidad, entenderán que mucho después de acabar el ruido pareció prolongarse, resonándoles en los oídos, como un eco en la cabeza, repitiéndose en sus sueños. No podía quitármelo dirán. No dejaba de oír ese sonido, siempre que había silencio en la habitación me asaltaba, derrapando eternamente por la calle, tenía que poner música a todas horas para ahogarlo dirán.

 

Ese ruido. El coche, derrapando por la calle, las ruedas bloqueadas y los neumáticos arrastrados oscuramente por la superficie humeante".

 

Si nadie habla de las cosas que importan.

Autor: Jon McGregor

0 comentarios

sáb

12

nov

2011

Un concepto diferente

En Panamá, 2010.

1 comentarios

jue

10

nov

2011

A media voz

"Dame el derecho de paso,

por la escalera de grano hacia tu sueño,

el derecho de paso

por el sendero del sueño".

Paul Celan

0 comentarios

jue

10

nov

2011

No basta con pixelar o no pixelar

¿Os acordáis de noticias impactantes en las que había niños implicados? ¿Se les veía o solo se explicaba la información?

 

Muy a menudo, cuando tenemos un periódico en nuestras manos, con lo que más nos quedamos es con la imagen. Y ante este tipo de noticias, los consejos de redacción toman decisiones más importantes.

 

Hoy he podido debatirlo, con profesionales de Catalunya y el Reino Unido.

 

Una periodista de El País ha contado que en el gran rotativo se decide así: si la fotografía invita a apartar la mirada, no se publica. Es entonces cuando se considera provocativo o morboso, y nada de eso conduce a una ética periodística.

 

Es un debate interesante. Algunos corresponsales reflexionaban hasta qué punto vaciar los periódicos de fotos donde aparecen niños no hace como si viviéramos en un mundo solo de adultos.

 

Con las redes sociales existe un agravante mayor. En Google y Facebook pueden circular fotografías que cuelgan los mismos menores de edad, pero un periódico o una televisión puede tener una multa desorbitada por hacer uso de ellas.

 

Aquí aplicar el sentido común se torna difuso. Son decisiones rápidas en entornos muy competitivos, donde si no publicas tú, otro se te avanza. Pero en todo caso va más allá de pensar únicamente en pixelar las fotos o no.

 

0 comentarios

mié

09

nov

2011

Venecia me enamora

Que Girona me perdone, pero mi próxima estación es: ¡Venecia!

 

Estuve en esa ciudad europea hace tres años, y ahora vuelvo a esa isla enigmática, cargada de romanticismo por sus calles y canales.

 

Después de aquel primer viaje, vi en el Liceo de Barcelona la obra Muerte en Venecia, de Mann, en la que su protagonista, Aschenbach, busca incansable los ideales de juventud, belleza y perfección, en su vida.

 

Y releí el El mercader de Venecia, de Shakespeare.

 

¡Oh, qué gozo! Volver a navegar por los vaporetto que conducen por el Gran Canal, pasar bajo el arco de Rialto y musitar frente al Puente de los Suspiros.

 

Me acompañan mis amigas de Madrid y compañeras de tertulia literaria, Foro ÁbreteLibro. ¡¡De aquí a unos días... Italia nos espera!!

1 comentarios

lun

07

nov

2011

Las de la intuición

Las mujeres somos las de la intución

así estoy dispuesta a todo, amor.

Shakira

 

Una amiga y ex compañera de trabajo a la que aprecio muchísimo me ha contado que su hija ha tenido un accidente de coche del que ha salido ilesa. Pero al sacar el iPhone y enseñarme las fotos, lo primero que dices es: "¿Ilesa? ¡Un milagro pero cómo me alegro!"

 

El coche quedó totalmente destrozado por delante. Se estampó contra una furgoneta por las rondas de madrugada. A su hija la hospitalizaron en el Hospital Vall d'Hebron, y esa misma noche, sin saberlo aún, ella tenía una sensación "rara" y no se encontraba bien.

 

Estuvimos hablando de eso, de intuiciones. De ésta y otros tipos que habíamos sentido. Lo que suelen llamar como "un sexto sentido". Lo que se dice, también, "escucharse a una misma".

 

Mi amiga me dijo que no tenemos tiempo a veces para escucharnos. Y yo le contesté con algo que un día alguien me echó en cara, aunque fuese para hacerme pensar: "Si te llamas a ti misma, ¿por qué no coges el teléfono?".

 

Esas palabras fueron el mejor ejemplo. A veces nos llamamos a nosotros mismos, nos estamos diciendo algo... pero o porque no nos interesa, o porque no nos gusta esa realidad, no nos contestamos a nosotros mismos.

 

Además, sucede que ese algo que nos decimos es importante. Entonces es vital saber qué nos pasa, puesto que la mayoría de las veces sabemos más de lo que creemos.

 

Esas señas, que son percepciones momentáneas, nos dicen mucho o poco. Incluso nos despistan. Pero por lo general, viene bien tenerlas en cuenta.

 

 

2 comentarios

dom

06

nov

2011

Día gris y lluvioso...

¡¡Cómo llueve hoy!!!

 

El mar está agitado y se ven olas gigantescas...

 

... los días otoñales se hacen notar.

 

Las bicicletas hoy se quedan sin salir. ¡Improvisaré otro plan para este día de domingo!

 

 

1 comentarios

dom

06

nov

2011

Ahora sé lo que de verdad importa

Lo que de verdad importa. No han podido titular mejor las charlas de personas que han superado adversidades o etapas difíciles de su vida. Fundación Telefónica se encarga de transmitir valores a través de esas experiencias.


El otro día asistí por invitación, y fue algo inolvidable.

 

Este tipo de eventos están pensados sobre todo para jóvenes, que tienen que empezar a tomar decisiones y pocos o ninguno escapará de algún revés que gira la vida. Con asistir te brindan algo así como un “manual de crisis”, qué hacer ante un momento duro.

 

“No elegimos las desgracias que nos pasan, pero sí cómo vamos a vivirlas”, dijo Irene Villa.

 

Muchos habréis oído su historia. Con solo 12 años  fue víctima de un atentado de ETA que le dejó sin piernas. Para superarlo, tuvo que saber perdonarles… Tuvo que aprender lo importante que es sonreírle a la vida… “Y cuando sientes algo así como rencor, o rabia… que son sentimientos humanos, hay que decir: ya lo he sentido una vez pero no es bueno y no puede quedarse en mí”, decía a las 700 personas que le escuchábamos.

 

Irene, que hoy tiene 32 años, transmitía muchísima energía. Al principio contó que su nombre, Irene, en griego, significa paz. Y sobre el anuncio del cese definitivo de ETA dijo que ha echado de menos el perdón y el arrepentimiento, como sucedió con la banda IRA.

 

Se hablaron de muchos otros valores. Pero las palabras de Irene son las que más me hicieron pensar. Además me acordaba de cuando vi la noticia del atentado por televisión hace 20 años…

 

¿Sabéis que ayudó mucho a las víctimas del 11-M psicológicamente?

 

¡Qué alegría ver que puede caminar!

 

Es tremendo descubrir, acaso recordar conscientemente, lo que de verdad importa.

0 comentarios

sáb

05

nov

2011

¿Fórmula secreta en una novela?

El escritor suizo Peter Stamm bromeaba el otro día en Barcelona de que los críticos se enojan con él porque sus obras literarias tienen una gran acogida entre los lectores, pero no logran apreciar el porqué.

 

Lo oí hablar el otro día en una sala de aforo completo, y desde las últimas filas donde estaba yo rodeada de alemanes, volví a tener muchas ganas de escribir un libro. 

 

Stamm desgranó muchas de las sustancias que debe tener una buena historia, la mayoría tóxicas, para que enganchen y busquen repetir.

 

En "Siete años" lo consigue así: con un tono realista y desmenuzando los sentimientos y las emociones humanas a través de sus personajes.

 

¡¡Voy a leerlo!! Me dio muchas ideas para describir los caracteres de una novela, y perfilar todos los detalles. Él lo hace al revés, analiza desde muchos ángulos a su potencial lector. Sabe que si habla de una carretera suiza, aunque otro ciudadano europeo o de otra región del mundo no haya estado allí, es capaz de verla... Y así con todo. La capacidad de acercar el mundo y las historias particulares y convertirlas en universales...

 

Ahora quiere escribir algo sobre las religiones. Para él las preguntas reales de la vida se resumen así: Cómo vivo y cómo quiero vivir.

 

Ésa es la esencia.

0 comentarios

mié

02

nov

2011

Él te escucha...

Raquel, una madrileña afincada desde hace cerca de 10 años en el centro neurálgico de Barcelona, recibió ayer una llamada importante. Uno de sus antiguos alumnos -llamémosle Juan- le pidió consejo sobre la mejor manera de estar al lado de su novia, en el momento en que ella acaba de perder a su padre.

 

Juan es auxiliar de enfermería. Y estudió duro para obtener su título junto a su logopeda, Raquel, puesto que en su infancia y adolescencia tuvo una dificultad extra en el aprendizaje, al llevar audífono.

 

Raquel me habla de él contentísima. Dejando entrever una pizca de orgullo y complacencia de que Juan sea como es. De cómo escucha... y de cómo expresa sus sentimientos.

 

A Raquel le encanta, le entusiasma enseñar. Ver prosperar a niños y niñas que en principio no hablaban, y ahora, incluso, le llaman para comentar algo distinto, en este caso, manifestando que están enamorados y felices. Y que quieren hacerlo lo mejor posible.

 

Ahora está preocupada por Fátima, que ha cumplido cinco años y por dejadez, no le pusieron nada para poder oír, aún no habla, "y pretenden llevarla a que le enseñen directamente a leer", dice con enojo. "No tiene sentido"...

 

¡Quién me lo iba a decir a mí! Raquel, cuando la conocí y me dio algunas clases de patines, que ayuda así a tantas personas. Lo encuentro genuinamente fantástico.

 

Además, es una amiga sensacional, y por ello le quiero dedicar la primera entrada a esta web.

 

 

El porqué de un nuevo blog

 

Aunque esté hecho con la intención de encontrar un nuevo proyecto profesional, aquí trataré asuntos de mi vida diaria, con trazos literarios propios, notas filosóficas a veces. También recurriré a poesías o textos, y a noticias de la prensa.

 

Para saber más sobre mí, puedes ir a "acerca de".

 

¡Un placer que me acompañéis, bienvenidos!

1 comentarios